País

Aplican decreto desde ayer en basílica y Tupãsy Ykua

La Policía Nacional comenzó ayer a aplicar el decreto presidencial que prohibe el ingreso de personas menores de 12 años de edad y mayores de 60 años a la Basílica y al Tupãsy Ykua. El incumplimiento había generado malestar en el intendente Diego Riveros, que señaló a la fuerza pública.

Agentes de la Policía Nacional ayer se apostaron en los diferentes puntos de acceso a la Basílica Nuestra Señora de los Milagros de Caacupé y Tupãsy Ykua para realizar controles y evitar la entrada de personas menores de 12 años de edad y mayores de 60 años.

Hasta el lunes había una descoordinación entre la Intendencia y los jefes de la fuerza pública destacados en esta capital departamental.

El argumento esgrimido para no cumplir la normativa era que en el decreto N° 4330 no se especifica que las personas de esa franja etaria no puedan ingresar a los mencionados sitios de oración. Sin embargo, el decreto establece claramente que el Ministerio del Interior por medio de la Policía Nacional, en coordinación con la Intendencia de la ciudad de Caacupé y la Iglesia, implementaran las medidas necesarias para regular la presencia de personas procedentes de otras regiones del país, durante la vigencia del decreto, es decir, del 14 de noviembre al 16 de diciembre.

El intendente Diego Riveros (PLRA) dijo que “ahora (desde ayer) ya se encuentran trabajando en forma coordinada con la Policía Nacional”, luego de los inconvenientes que tuvieron hasta el lunes último. Mencionó que tuvieron reuniones en las que limaron asperezas.

Anunció que en los próximos días serán colocados 250 lavatorios en sitios públicos de la ciudad, como plazas y en las cercanías de la Basílica.