País

Bolsonaro y Abdo Benítez verificarán obras de puente entre Brasil y Paraguay

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y su homólogo de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se reunirán el martes 1 de diciembre en la localidad brasileña de Foz de Iguazú, para verificar las avances en las obras del Puente de la Integración, que unirá ambos países, según informó este sábado Presidencia en un comunicado.

Este será el tercer encuentro de los dos presidentes, que una vez más se producirá en suelo brasileño, ya que, hasta la fecha, Jair Bolsonaro no ha visitado de manera oficial a Mario Abdo Benítez en Asunción.

Ambos mandatarios dieron la palada inicial el 10 de mayo de 2019, también en Foz de Iguazú, para dar por inaugurada las obras del Puente que unirá esa ciudad brasileña con la ciudad paraguaya de Presidente Franco, en la otra margen del río Paraná.

En el acto de este martes, además de Abdo Benítez y Bolsonaro, y otras autoridades de ambos países, también estarán los directores generales de la represa binacional de Itaipú, el paraguayo Ernst Bergen y el brasileño Joaquim Silva e Luna.

Su presencia responde a que esta infraestructura, con un coste estimado de 84 millones de dólares, está financiada por Itaipú.

El puente, cuya construcción generará entre 300 y 400 puestos de trabajo para paraguayos y brasileños, tendrá 760 metros de largo y 19,80 metros de ancho.

Las obras se encuentran ya al 40% de su construcción y mientras en el lado brasileño se trabaja en la calzada, en el paraguayo se están realizando las tareas de colocación de las vigas transversales entre las longitudinales y el hormigonado de la caja de equilibrio, según el comunicado de Presidencia.

El cronograma de trabajo prevé que en diciembre se inicie el montaje del primer tablero, que irá encastrado a las vigas, y después se empujará hacia el río.

El Puente de la Integración materializará un proyecto discutido por ambos países desde hace 30 años, y se sumará al Puente de la Amistad, que une Ciudad del Este, en Paraguay, con Foz de Iguazú.

Con este segundo puente, las autoridades de ambos países confían en descongestionar el tráfico habitual del Puente de la Amistad y dar un impulso a la economía de la Triple Frontera, con Paraguay, Brasil y Argentina.