Madre vegana condenada a cadena perpetua después de que su bebé muriera de desnutrición en EE.UU.

Un niño de 18 meses pesaba 8 kg y tenía la estatura de un niño de siete meses cuando murió; la familia solo comía frutas y verduras crudas.

Sheila O'Leary, una mujer vegana de 38 años, fue sentenciada este lunes a cadena perpetua por el asesinato de su hijo de un año y medio. El niño murió de desnutrición después de comer solo frutas, verduras crudas y leche materna en el condado de Lee, Florida.

La mujer fue sentenciada a seis cargos: asesinato en primer grado, abuso infantil agravado, homicidio culposo, abuso infantil y dos cargos por negligencia infantil.

El esposo de Sheila, Ryan Patrick O'Leary, permanece en prisión pendiente de juicio por los mismos cargos.

Según los fiscales, el niño murió por "complicaciones de desnutrición severa y deshidratación". La muerte del niño tuvo lugar el 27 de septiembre de 2019. En ese momento, según la policía, tenía 18 meses y pesaba 8 kg, pero tenía la estatura de un bebé de siete meses.

“Este niño no ha comido. Murió de hambre durante 18 meses”, dijo en el juicio Francine Donnorummo, jefa de la Unidad de Víctimas Especiales de la Procuraduría del Condado de Lee.

Durante el proceso, la pareja admitió que la familia seguía una estricta dieta vegana.

Los investigadores dijeron que la pareja y sus otros tres hijos, de 3, 5 y 11 años, solo fueron alimentados con frutas y verduras crudas, aunque el niño muerto también fue amamantado. Las tres hermanas de la víctima también fueron encontradas desnutridas.

DESCARGA nuestra APP gratis desde Google Play