lunes, 19 de noviembre de 2018
País

Marito promete "vida digna" para indígenas de Paraguay

El presidente electo, Mario Abdo Benítez, se comprometió este jueves a dar una "atención especial" a las necesidades de los pueblos originarios de Paraguay cuando asuma la Presidencia del país, en una semana.

"Mi Gobierno dará una atención especial a los pueblos originarios para que los bienes y servicios del Estado les permitan alcanzar una vida digna", dijo Mario Abdo Benítez en su cuenta oficial de Twitter este jueves.

 

La expresión tiene como motivo el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, establecido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1994.

La población indígena de Paraguay asciende a unas 120.000 personas, el 76% de las cuales vive en situación de pobreza extrema, según datos oficiales. En su mayoría fueron desposeídas de sus tierras ancestrales durante la dictadura stronista (1954-1989) y en la primera década de democracia

Esa situación llevó a muchas familias indígenas a emigrar a los centros urbanos como Asunción, donde forman parte del paisaje de la pobreza de la capital.

En ese sentido, la ONU alertó este jueves de la difícil situación que viven en todo el mundo las poblaciones indígenas que emigran a áreas urbanas o que viven en zonas fronterizas.

Algunas comunidades indígenas eligen también Asunción para denunciar ante el Gobierno el expolio de sus tierras por parte de empresas o por colonos procedentes de Brasil.

Así, la Plaza de Armas, frente al Congreso, estuvo ocupada durante siete meses por unas 35 familias Ava Guaraní que abandonaron el lugar el mes pasado tras un acuerdo con las autoridades.

Esas familias, de la comunidad Jetyty Mirí (Pequeño Palmeral), acamparon en ese lugar en protesta por el desalojo de sus tierras y la quema de sus casas, en la frontera con Brasil.