lunes, 19 de noviembre de 2018
Mundo

Urnas abiertas: Brasil escoge entre Bolsonaro y Haddad

Los colegios electorales de Brasil abrieron este domingo para la segunda vuelta de las presidenciales. Se enfrentan, el ultraderechista Jair Bolsonaro, favorito en todas las encuestas, y el progresista Fernando Haddad, reemplazante de Inácio Lula da Silva.

Una nueva jornada electoral se vive en Brasil este domingo. Para la misma están convocados unos 147 millones de votantes, que además del próximo presidente, también elegirán en segunda vuelta a los gobernadores de 14 de los 27 estados del país. Con esto se completará el mapa político para el nuevo mandatario, que asumirá el poder el próximo 1 de enero.

En todo Brasil se instalaron 450.000 centros de votación, que abrieron a las 8.00 y funcionarán hasta las 17.00. Aunque, por los diversos usos horarios que existen en el vasto territorio brasileño, en los estados del oeste cerrarán dos horas después.

Una vez que cierren todos los colegios podrán ser divulgados sondeos a pie de urna y el Tribunal Superior Electoral comenzará a difundir los primeros boletines con resultados oficiales.

Según las últimas encuestas, difundidas este sábado, Jair Bolsonaro tiene una clara ventaja y sería elegido presidente con una votación que oscilará entre el 54% y el 56,8%.

Sin embargo, los mismos sondeos han mostrado en las últimas dos semanas un crecimiento sostenido de las posibilidades de Fernando Haddad, a quien las encuestas de este sábado le atribuían una intención de voto que varía entre 46% y 43%.

Los candidatos encarnan proyectos antagónicos y sus propuestas han polarizado al país como pocas veces se ha visto en su historia.

Uno, un polémico capitán de la reserva del Ejército nostálgico de la dictadura que promete una liberalización total de la economía, y el otro, un intelectual de izquierdas, aunque moderado y que encarna el ideal social de Luiz Inácio Lula da Silva, el mayor líder popular del país, pero en la cárcel por corrupción.

El actual mandatario de Brasil, Michel Temer, votó en el colegio Santa Cruz de São Paulo y, en unas breves declaraciones, pidió que los ciudadanos "vuelvan a unirse" después de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.