OMS y UNICEF advierten sobre explosión de casos de sarampión en todo el mundo

Los casos de sarampión se dispararon en casi un 80% en todo el mundo en los primeros dos meses del año, anunciaron el miércoles (27) la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF.

La OMS ha estado advirtiendo constantemente en los últimos meses sobre el riesgo de una "catástrofe absoluta" si no se supera el peligroso retraso en vacunar a los niños por la pandemia de covid-19 y si se levantan demasiado rápido las restricciones sanitarias.

El resultado es vertiginoso: el número de casos saltó un 79% en los dos primeros meses de 2022, en comparación con el mismo período del año pasado, según la OMS y Unicef. Las dos agencias de la ONU temen ahora el surgimiento de graves epidemias de sarampión, una enfermedad viral altamente contagiosa que podría afectar a "millones de niños" para 2022.

Hasta el momento, se informaron alrededor de 17 338 casos de sarampión en todo el mundo en enero y febrero de 2022, en comparación con 9665 en los primeros dos meses de 2021. Pero es probable que las cifras sean más altas ya que la pandemia de coronavirus ha interrumpido los sistemas de vigilancia.

La mejor protección contra el sarampión es una cobertura de vacunación muy alta.

Hubo 21 epidemias significativas de sarampión en los últimos 12 meses (hasta abril), principalmente en África y la región del Mediterráneo Oriental.

Los países que registraron los mayores brotes de sarampión desde el año pasado fueron Somalia, Yemen, Nigeria, Afganistán y Etiopía.

Como el sarampión es altamente contagioso, los casos tienden a aparecer cuando bajan los niveles de vacunación. Las dos agencias de la ONU temen que los brotes de sarampión sean un presagio de epidemias de otras enfermedades que se propaguen más lentamente.

- "Reaparición de enfermedades mortales" -

"El sarampión es más que una enfermedad peligrosa y potencialmente mortal. También es una de las primeras señales de que hay brechas en la cobertura de inmunización", dijo la Directora General de UNICEF, Catherine Russell.

Según la OMS y UNICEF, muchos niños no han sido vacunados contra el sarampión debido, en particular, a las interrupciones en los sistemas de salud relacionadas con la pandemia de Covid-19.

En 2020, 23 millones de niños en todo el mundo no recibieron las vacunas infantiles básicas a través de los servicios de salud de rutina, la cifra más alta desde 2009 y 3,7 millones más que en 2019, según la OMS y UNICEF.

"La pandemia de Covid-19 ha interrumpido los servicios de inmunización, los sistemas de atención médica se han visto abrumados y ahora estamos viendo un resurgimiento de enfermedades mortales, incluido el sarampión. Para muchas otras enfermedades, el impacto de estas interrupciones en los servicios de vacunación se sentirá durante décadas", advirtió el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

"Ahora es el momento de reanudar los programas de inmunización y lanzar campañas de recuperación para que todos puedan tener acceso a estas vacunas que salvan vidas", instó.

El riesgo de brotes importantes aumenta a medida que los países relajan las medidas preventivas adoptadas para combatir el Covid-19, como respetar el distanciamiento físico.

"Es alentador ver que las personas en muchas comunidades comienzan a sentirse lo suficientemente protegidas contra el covid-19 para reanudar más actividades sociales. Pero hacerlo en lugares donde los niños no reciben las vacunas de rutina crea las condiciones perfectas para que una enfermedad como el sarampión se propague, —advirtió Russell.

El desplazamiento de millones de personas debido a conflictos y crisis en Ucrania, Etiopía, Somalia y Afganistán, entre otros, también aumenta el riesgo de epidemias entre poblaciones ya muy debilitadas.

 

DESCARGA nuestra APP gratis desde Google Play