Policía libera mujer e hijos mantenidos privados de libertad por su pareja hace 17 años en Brasil

Dijo que no había visto la luz del día en 17 años, mencionó el capitán de la Policía Militar de Rio de Janeiro que rescató a mujer y sus dos hijos recluidos dentro de su propia casa

La madre y los niños rechazaron la comida ofrecida por la policía, incluso después de que arrestaron al hombre; tenían prohibido comer sin el permiso del criminal

El caso bárbaro de una madre y dos niños recluidos en su propia casa durante 17 años por el padre de familia en Guaratiba, en la Zona Oeste de Río de Janeiro, conmocionó a la población.

Los vecinos informaron con tristeza el estado en que vieron a las víctimas siendo rescatadas por la policía este jueves (26). Hasta el final de la noche de ayer, el estado de salud de la mujer y los dos jóvenes, de 19 y 22 años, era de desnutrición y deshidratación severa. Al salir de casa y ver el sol por primera vez en casi veinte años, la mujer mencionó a la policía dolor en los ojos.

“Dijo que no había visto la luz del día en 17 años, era la primera vez en todo ese tiempo, dijo que sintió dolor por la luz del sol. Le ofrecimos agua, le pregunté si había comido algo y si quería comer, me dijo que no. Dijo “no, no, no, no puedo comer, no nos deja comer sin su permiso” — dijo el capitán de policía William Oliveira, jefe del sector operativo del BPM (Batallón de Policía Militar) 27 (Santa Cruz), quien trató de tranquilizar a la mujer informándole que el hombre ya estaba preso y que podían alimentarse sin ningún problema: - Le expliqué que ella y los niños ya estaban libres y que el hombre había sido detenido, pero aun así ella insistió en no comer cualquier cosa - dijo.

La casa donde se encontraban las víctimas no contaba con infraestructura básica de vivienda. La propiedad no tenía revoque de cemento. En el interior, estaba solo en el yeso. El suelo era de cemento batido. No había agua corriente ni tanque de agua, solo algunas botellitas con un líquido blanquecino. En una habitación había dos colchones sucios y sin sábanas.

— El lugar era húmedo, no había circulación de aire, las ventanas siempre estaban cerradas con candado y asegurados con madera. También había un fuerte hedor, en el lugar no le daba el sol — informa el capitán.

Según él, los dos hijos de la pareja, un chico de 19 años y una chica de 22, parecían niños y no hablaban. Antes de ser rescatados, estaban atados y sucios. Sólo la madre podía hablar.

— Los dos jóvenes estaban agitados. Balbucearon y lucharon mucho. La situación está lejos de la realidad. Difícil de comprender. Recibimos un aviso anónimo de que una familia estaba detenida en prisión ilegal. Cuando la guarnición entró en la casa, encontraron a dos jóvenes atados por los pies y sucios. Incluso había heces en el lugar. Inicialmente pensamos que eran niños, tal era el nivel de desnutrición de la niña y el niño – describió el capitán William.

Según el capitán de policía, el criminal le dijo a la policía que no había hecho nada malo:

“Nos dijo que los niños tenían enfermedades mentales y necesitaban ser encerrados. Cuando hablamos con la señora, nos dijo que ella y sus hijos no salían de casa desde hacía 17 años. Probablemente siempre estaban siendo golpeados, pero será la Policía Civil quien se encargará de investigar minuciosamente. El ambiente en la casa es horrible. Una propiedad sencilla, casi sin muebles, sucia y maloliente. Las personas que creen que lo han visto todo en esta vida, ¡nunca se imaginaron que había algo tan aterrador! comentó el capitán.

Se activó el Servicio Móvil de Atención de Urgencias (SAMU) y las víctimas fueron trasladadas al Hospital Municipal Rocha Faria. Madre e hijos sufren deshidratación y desnutrición severa, según informó este jueves (28) la Secretaría Municipal de Salud de Río, y reciben la atención clínica necesaria, además de ser monitoreados por los servicios sociales y de salud mental.

El hombre que cometió el crimen tiene entre 45 y 50 años. Algunos vecinos informaron que salió temprano, encerraba a la familia adentro y regresaba a la noche. Según la Comisaría de Atención a la Mujer (Deam) de Campo Grande, el autor fue acusado en flagrancia por los hechos de tortura, detención ilegal y malos tratos. La investigación sigue en curso.

FUENTE: O Globo.



DESCARGA nuestra APP gratis desde Google Play