Pedro Juan Caballero, 18 de agosto de 2019

País

A los mosquitos ahora se suman las garrapatas

Como si no fuera suficiente con la alta infestación de mosquitos que transmiten enfermedades mortales, esta temporada también se suman las garrapatas, que tiene muchas facilidades para procrearse y “no respetan especies” a la hora de picar.

“La garrapata la califico como una verdadera plaga que no respeta especies”, resume el veterinario Ramón Martínez, director del Centro Antirrábico Nacional (CAN), advirtiendo que una sola hembra produce cerca de 1.000 y estos insectos, al igual que los mosquitos, pueden transmitir enfermedades graves a los seres humanos.

Comentó que, al igual que los mosquitos, las garrapatas son capaces de transmitir directamente enfermedades a los humanos, tales como la erliquiosis, una enfermedad que produce principalmente anemia. De hecho, todos los animales infestados con garrapatas pueden sufrir anemia, ya que estas consumen grandes cantidades de sangre, lo que multiplicado en gran número es aún más grave.

El veterinario advierte que la única manera de combatir a las garrapatas, que se esparcen en los animales, pisos y paredes, es desinfectándolos con venenos específicos. Uno de los más comunes es la creolina.

Aunque el profesional advierte que “entramos en un periodo tremendo” para la proliferación de este tipo de alimañas, y además -según su experiencia como veterinario- aprecia que las garrapatas van desarrollando en los últimos tiempos “resistencia a los productos específicos” para eliminarlas.

“Yo agarro una de las garrapatas y la coloco en un recipiente con el veneno en las proporción que indican y no mueren, salen de vuelta, caminando”, relató, ante lo cual hay que ser igualmente cuidadoso en no aumentar drásticamente la dosis, sobre todo si es para bañar al perro, gato u otro animal, ya que podría terminar intoxicando al perro y de vuelta dejar intacto al insecto.

Dijo que, a riesgo de que la gente no pueda creerlo, baños con infusión de hojas de la planta conocida como “paraíso” son sumamente efectivos y no son nocivos para la mascota. Recomienda machacar bien la hoja, agregarle agua sin diluir mucho la concentración, llevarla a hervor, dejarla enfriar y rociarla luego en los espacios abiertos, o bien bañar con esta infusión a las mascotas.