Pedro Juan Caballero, 18 de agosto de 2019

País

Comisario fue relevado por cumplir su labor

El Jefe de Investigaciones de Canindeyú, Comisario Nelson Vera, fue relevado de su cargo por orden del Comandante de la Policía Nacional, Wálter Vázquez. Contrabandistas habrían exigido su cambio. En su reemplazo fue nombrado el comisario Agripino Villalba.

Tras varios días de rumores, finalmente se concretó la destitución del uniformado que se ganó el desprecio de contrabandistas y auto traficantes de esta ciudad, tras una serie de procedimientos realizados en dichos ámbitos.

Según los datos, Vera “llenó el vaso” de los caudillos colorados locales cuando decomisó dos cargas de cemento, consistente en 360 bolsas, que pertenece a un conocido operador colorado, ligado a la construcción.

También habría molestado a "patrones" del negocio del cigarrillo, durante un reciente procedimiento en la frontera. La aprehensión se produjo el pasado 10 de enero, y el cargamento fue derivado a la Aduana, previa comunicación a la Fiscalía.

El propio Gobernador, César Ramírez (ANR-Añetete), había solicitado el cambio total de la Policía de Canindeyú, supuestamente por graves deficiencias en la labor de seguridad, el pasado 25 de enero.

Sin embargo, ningún cambio se dio de inmediato, pero se habría insistido con el pedido durante la presencia de importantes referentes del Ministerio del Interior, que estuvieron el último fin de semana en esta ciudad, y luego en Puerto Adela, acompañando el desarrollo de las elecciones.

Nelson Vera y su equipo de trabajo incursionaron fuerte en contra de dos negocios intocables en ésta ciudad: el contrabando de cemento y el autotráfico.

Recuperó y devolvió a sus legítimos propietarios una gran cantidad de vehículos robados del Brasil e intervino cargas de cemento de contrabando provenientes del vecino país.

De acuerdo a los datos que manejan los investigadores, solo uno de los líderes de “la mafia del cemento” que opera en Salto del Guairá ingresa unos 25 mil a 30 mil bolsas al mes, pagando apenas coimas a aduaneros y portuarios.

El negocio aumentó debido a la marcada diferencia en el precio del producto extranjero, en comparación con el cemento nacional.

La bolsa de cemento brasilero de las marcas más baratas, “Campeao” y “CCM” se comercializan en la ciudad de Guaira a 14 reales la bolsa, unos G. 20.000 a G. 22.000, según la oscilación cambiaria. El cemento nacional “Vallemi”, mientras tanto, se comercializa a G. 55.000.