Pedro Juan Caballero, 16 de septiembre de 2019

País

Imputan a jefes policiales

La Fiscalía imputó este sábado al comisario Cristino Aranda, al oficial Miguel Rodríguez y al comisario Darío Figueredo, policías vinculados al tráfico de drogas en San Pedro, por los supuestos hechos punibles de extorsión agravada y asociación criminal.

El comisario general inspector, Cristino Ramón Aranda; el oficial primero PS, Aldo Miguel Rodríguez Ruiz; y el comisario principal MCP, Darío Figueredo Montiel, fueron imputados por los posibles crímenes de extorsión agravada y asociación criminal y por omitir crímenes, establecidos en la Ley 1.340/88.

La agente fiscal Lorena Ledesma es quien presentó la imputación contra estos jefes de la Policía porque “presuntamente formaban parte de un grupo organizado que operaba en la zona interviniendo cargas de drogas llegadas al país y extorsionando a delincuentes”, según el acta de imputación.

Los tres jefes policiales fueron involucrados en las investigaciones realizadas por el Ministerio Público y la Secretaría Nacional Antidrogas, en el marco del operativo “Espada”, efectuado el pasado 17 de mayo en una estancia de la colonia Hugua Guazú del distrito de General Aquino (departamento de San Pedro), cuyo propietario es Ramón Giménez Velázquez. En el sitio, hallaron una avioneta boliviana con más de 300 kilos de cocaína.

En aquella ocasión fueron detenidas 12 personas, que también ya se encuentran imputadas: Amado Pérez ( presunto líder de la banda), Ramón Giménez , Luis Candia Zelada, Celso Benítezy Carlos Escobar , quienes poco antes habrían sido interceptados por los agentes policiales Édgar Diosnel Sosa, Juan José Benítez , José David Alonso, Pablo Cabrera, Víctor Dávalos y Antonio Joel Quiñonez.

De acuerdo a los datos recogidos por la Fiscalía, Aranda, director de la Policía de San Pedro, “lideraba a un grupo de agentes de la Policía Nacional, que se organizaron jerárquicamente a fin de exigir sumas de dinero a cambio de liberar cargas de cocaína en la zona”, grupo conformado por Rodríguez y Figueredo.

El abogado Alfredo Molinas, defensor de Rodríguez que finalmente no declaró este sábado, dijo que su cliente no tuvo participación directa en ningún hecho. “Él es inocente, es netamente un oficial de Policía con una carrera impecable y no tiene ninguna relación con ningún grupo criminal”, aseguró.

Los tres agentes policiales guardan reclusión en la sede de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional.