radio online
radio oasis
Mitos - Leyendas
MBOI TUI
422
27-11-2017 14:12:50 | Mitos - Leyendas
nota

En época cercana al principio de los tiempos -minutos más, minutos menos- existió en la tierra encantada de los guaraní, la tierra sin mal, tierra y tiempo que hemos perdido, un loro de vistosa pinta, muy hablador y, a veces, tercamente silencioso, que observaba todo lo que pasaba en esa tava o comunidad nativa, paseándose en ir y venir en la rama que le fue asignada por Rupavé, padre primigenio de la tribu ancestral que vivía feliz y tranquila de lo que la rica y generosa selva y campiña daba para el sustento, sin que faltara nada, lográndose también alguna caza y pesca, sin descontar peces de sus abundantes ríos.

Tanta bondad de la tierra y tanto bienestar del pueblo, ocasionó la curiosidad de lejanas tribus y quisieron saber el origen de ese bienestar; así que se acercaron y se pusieron a explorar, buscando esa verdad.

Pero no pudieron saberlo todo enseguida, porque selvas y bosquecillos guardaban caminos secretos conocidos sólo por lugareños, que habían sido aleccionados por Rupavé, de que no permitieran la entrada a toda gente curiosa, andariega, o guatapora; simples caminantes de la tierra, porque la presencia de gente extraña constituía un serio peligro a la estabilidad o vida equitativa de la comunidad agrícola-cazadora guaraní. Pero como curiosos y andariegos abundan, transan y transitan; descubrieron la ubicación del goloso loro y dándole miel fermentada, llamada eira lechiguana, en peligrosa cantidad, consiguieron emborracharlo, poniéndose este loro a hablar sin medida ni prudencia de todo lo que sabía, descubriendo así la entrada secreta a la tierra sin mal, diciendo fuertemente: ¡Por aquí!, ¡por aquí!, por donde los invasores pudieron colarse quedándole al loro el nombre de Paracáu; regresado Rupavé de sus largas correrías con sus frutos y caza a cuestas, advirtió que extraños habían entrado a la protegida tierra sin mal, halló al loro todavía en medio de vapores de libación, guaripólicamente... y comprendiendo que éste fue el causante de tal intromisión extraña, lo maldijo, convirtiéndolo en un loro de alas atrofiadas, con un largo cuerpo de serpiente enroscada a la rama, pero conservando tan sólo el pico de loro, imagen que se puede ver en una roca de Tovatí, recordando el caso tallado en roca viva perennemente .



Comentarios
Observación: RADIO OASIS FM no se hace responsable por los comentarios generados o publicados por lectores.
app

Radio OASIS 94.3 FM © 2017 - Todos los derechos reservados.
www.radiooasisfm.com - prensa@radiooasisfm.com
Pedro Juan Caballero - Paraguay