lunes, 19 de noviembre de 2018
País

Centrales sindicales piden aumento del salario en G. 600.000

Las principales centrales sindicales del país se reunieron este miércoles para exigir el aumento del salario mínimo en G. 600.000, tanto para el sector público como privado, ante el incremento del precio del combustible y el pasaje, además de productos de la canasta básica familiar.

Seis centrales sindicales del país decidieron, durante una plenaria, solicitar el aumento del salario mínimo en G. 600.000, tanto para el sector público como para el privado. Esto, debido al incremento del precio del combustible, que afecta principalmente a los productos de la canasta básica familiar y el reajuste del precio del pasaje, que entrará a regir desde este jueves.

En contacto con NoticiasPy, el presidente de la Confederación de la Clase Trabajadora (CCT), Julio López, explicó que el monto solicitado obedece a la pérdida del poder adquisitivo que se registró en los últimos 20 años, según un estudio que realizaron.

Asimismo, señaló que el combustible y el pasaje son rubros estratégicos que, de por sí, generan consecuencias inflacionarias y el aumento de los precios de los productos que componen la canasta básica familiar, afectando directamente el bolsillo de la clase trabajadora.

En ese sentido, indicó que buscarán impulsar acciones y habilitar espacios de discusión y de negociación con el nuevo Gobierno, porque no resulta claro el panorama y el plan económico para los próximos cinco años.

En el comunicado que emitieron las centrales sindicales exponen que la pérdida del poder adquisitivo del salario mínimo deteriora aceleradamente la calidad de vida de los trabajadores y sus familias.

Entre las exigencias se encuentran la reestructuración del Consejo Nacional de Salarios Mínimos y el cambio del representante del sector trabajador, como también del funcionamiento del órgano, por no ser útil al desarrollo del país.

Así también, piden que se controlen los precios de los productos de la canasta básica y se cree un instituto para el estudio permanente del salario y el costo de vida, donde el Banco Central del Paraguay no tenga incidencia.

Requieren el cese inmediato de la política de ajuste económico aplicada por el Gobierno actual, sin consulta con los afectados directos, que son los trabajadores organizados.

Por último, señalan que los golpes al bolsillo de los trabajadores se contraponen con los privilegios otorgados por el Gobierno de Mario Abdo Benítez a algunos empresarios, como por ejemplo, el aumento del “ilegítimo” subsidio a los empresarios del transporte.

El salario mínimo es de G 2.112.562 y fue incrementado en julio de este año.